Laura Perales BermejoHe tenido el placer de entrevistar a Laura Perales Bermejo. Ella es psicóloga infantil especializada en prevención y Presidenta de la Plataforma por la Crianza con Respeto. Es una persona muy comprometida en la difusión de la crianza con respeto y de la crianza autoregulada. Os recomiendo dar un vistazo a su blog, pues cuelga artículos de gran calidad tanto por el cuidado con el que están escritos como por su esfuerzo en justificar científicamente aquello sobre lo que escribe.

He decidido entrevistarla para así acercaros a su discurso, que estoy segura de que os hará reflexionar como familias y como profesionales de la educación o la psicología.

Bienvenida Laura, encantada de contar con tu opinión. ¡Empecemos con la entrevista! 

¿Puedes explicarnos el concepto de crianza respetuosa? Más allá de dar el pecho a demanda y colechar.

Dar el pecho, colechar, portear…son herramientas para favorecer lo más importante, que es el contacto, no solamente el físico. No se trata de cumplir una serie de ítems, sino de tener esta capacidad de contacto, entender por qué se hacen unas cosas y no otras. El niño necesita contacto y presencia como respirar, es la primera necesidad básica, como ya demostraron por ejemplo los experimentos de hospitalismo de Spitz. Se trata de criar de modo biológico, tal y como el ser humano necesita, para lo que está diseñado. De hecho, esto es criar, el resto son modas u opiniones.

 

¿Nos puedes contar más sobre el concepto de autorregulación y como tenerlo en cuenta en la crianza de nuestros hijos/as?

Autorregulación es estar en contacto con uno mismo, saber lo que se siente, expresarlo, saber lo que se necesita. Si tengo hambre, como, si tengo sueño, duermo, si estoy enfadado, lo siento y lo expreso. Es el concepto básico sobre el que se erige la vida. Maturana lo llamaba autopoiesis, Margulis y Lovelock hablaban de la teoría Gaia, como todo está conectado en base a esta autorregulación. Reich y Neill le dan forma a este concepto cara al desarrollo del ser humano. La vida genera vida, la muerte genera muerte. Cuanto más alejados estamos de la autorregulación y de la conexión con el todo, más enfermamos, más rechazamos lo vivo, peor estamos. El niño nace con esta capacidad, que va perdiendo según crece, por las agresiones del entorno. Un entorno donde nos han hecho creer que lo bueno es malo y lo malo es bueno, se ha normalizado lo enfermo y patologizado lo sano. Así que es necesario un cambio de chip, comprender las cosas, darse cuenta de que normal es solamente habitual, no sano. Que es saludable que un niño se enfade o se ponga triste cuando lo siente y necesita expresarlo. El niño “bueno” según el concepto social es un niño que ya está mal, ha aprendido a no expresar lo que siente y a no “molestar” para que no le dejen de querer.

entrevista_laura_perales

Lo cierto es que cada vez más familias tienen el propósito de cuidar a sus hijos de la forma más respetuosa posible y toman responsabilidad en hacerlo…
…¿cómo asociación tenéis algún dato a nivel estadístico sobre la evolución de los estilos de crianza en nuestro entorno cultural?

No tenemos datos a nivel estadístico, pero si se observa un cambio muy potente. Este cambio es necesario, ya que como te comentaba antes todo está conectado. Los niños de hoy serán los adultos de mañana. Lo que ocurre en las familias se refleja en el sistema social, político, económico, en el planeta a nivel global, y viceversa: lo que ocurre en el sistema se refleja en la familia. Es la pescadilla que se muerde la cola, y tenemos que salir de ahí del único modo posible: con lo que vivan nuestros niños.

…Si finalmente se consolida un cambio hacia una crianza más consciente y respetuosa, ¿Qué repercusiones sociales prevéis que tendrá?

Además de lo comentado en la respuesta anterior sobre la conexión global, volvemos a la capacidad de contacto. Una sociedad con capacidad de contacto, más cercana a la vida, a la autorregulación, sería generadora a su vez de vida.

En comparación con otras épocas en que las familias buscaban sus referentes de crianza dentro de su entorno cercano, ahora vemos muchas familias que tiran de literatura o de consejo profesional. ¿Crees un exceso de información puede favorecer la inseguridad y la confusión? Y ¿qué les recomiendas a las familias al respecto?

Esto es una consecuencia de no vivir en tribu, cosa que necesita el ser humano como especie. También es fruto del constante machaque que hemos sufrido desde niños, haciéndonos creer que no somos capaces, el mensaje ha sido que es la figura de autoridad la que debe decirnos lo que hay que hacer. Por supuesto que somos capaces, pero la información puede ser una herramienta, siempre que sea información contrastada y fiable. Este es el problema, ya que hay mucha información contradictoria, bastante irresponsabilidad a la hora de ofrecerla (sin contrastar, basándose en meras opiniones). Lo que les recomiendo a las familias es que piensen en lo que necesita un ser humano, que se olviden de lo cultural, que si se informan sea en fuentes fiables, que no busquen soluciones mágicas inexistentes y, sobre todo, que busquen el porqué, lo que hay detrás de cada acción. Es decir, no duermo con mi bebé porque sea lo mejor, sino porque es lo necesario, por el desarrollo madurativo del ser humano.

En tu caso eres Psicóloga, ¿Qué visión tienes de nuestro papel profesional respecto a la maternidad y a la crianza?

Creo que los psicólogos somos producto de la sociedad en la que vivimos. No deberíamos ser necesarios, pero el mundo está profundamente enfermo. Lo malo es que muchos psicólogos no ven el bosque y no entienden las dimensiones de todo esto, centrándose en terapias que hacen desaparecer el síntoma sin buscar la causa, sin hacer terapia personal, sin formarse, aconsejando a los padres cosas dañinas para los niños.

¿Qué papel tiene la crianza en la prevención de trastornos mentales?

El más importante de todos. Es en la infancia cuando nos formamos. A veces lo que se gesta en una forma de ser, de estar, de percibir, otras, además va asociado a determinadas patologías. No sólo mentales, también físicas, ya que cuerpo y mente están unidos. Por eso es tan importante la prevención, forma parte de un continuo en el que de nuevo todo está unido.

Hace poco colgué en mi blog un resumen de un artículo científico que habla del Sobrediagnóstico del TDAH, es un tema que me preocupa. Creo que tu opinión profesional es aún más rotunda, llegando a negar la existencia de este trastorno. ¿Puedes compartir tus argumentos?

Sí, soy de la corriente creciente de profesionales que cree que el TDAH es algo inventado para dar salida a un medicamento. Digamos que hay dos grupos de niños metidos en el saco del TDAH: los niños a los que no les pasa absolutamente nada y los niños a los que si les ocurre algo pero esto a lo que llaman TDAH es sólo un síntoma de su problemática única e individual, no una enfermedad. En el primer grupo tenemos a los niños que saltan, corren, por supuesto no son capaces de estar horas y horas sentados en la escuela atendiendo a algo que no les interesa, pero son catalogados por los adultos como hiperactivos simplemente porque los niños no tienen cabida en esta sociedad. En el otro grupo tenemos un amplio abanico de niños que pueden haber sufrido alguna de estas cosas o varias de ellas: trauma durante el embarazo, parto, postparto, reflejos primitivos sin inhibir, crianza sin contacto, tensión en la familia, sobreexposición a tecnología o juguetes sobreestimulantes (luces, sonidos, etc), falta de ejercicio físico, maltrato, demasiadas golosinas, etc. Siempre hay que trabajar la causa. El síntoma es un aliado que nos ayuda a llegar a ella. Estas causas son las que habría que trabajar, no etiquetar al niño para quedarnos en la etiqueta y no ayudarle en absoluto trabajando sólo el síntoma, y mucho menos medicarle con derivados de la anfetamina que lo único que consiguen es anestesiar el síntoma, anular al niño, crearle adicción al medicamento y dañar su cerebro en desarrollo. Afortunadamente, cada vez somos más profesionales que entendemos esto, incluso dentro del propio colegio de psicólogos.

Gracias Laura.

Y a los lectores, espero que os haya aportado esta entrevista. Podéis leer artículos de la Psicóloga Laura Perales Bermejo en su blog Crianza Autorregulada.