portada-Así-lideras-así-compites Si hay una psicóloga del deporte conocida a nivel estatal, ésta es Patricia Ramírez. Muchos la conocimos por su paso por el Real Betis Balompié y desde entonces se ha ganado la fidelidad de miles de seguidores en los medios y redes sociales. En mi caso, la sigo por su sencillez, claridad y por el trabajo que se entrevé detrás de cada una de sus publicaciones.

Hace unos meses la pude entrevistar con motivo del lanzamiento de su libro “Así lideras, así compites” cuya lectura os recomiendo. Os adjunto aquí parte de la entrevista.

Encantada de hablar contigo, Patrícia y de que compartas tu conocimiento con nosotros: 

En este libro y también en otros anteriores haces un símil entre deporte y vida. ¿Qué aprendemos de la manera en como hemos sido tratados por nuestros entrenadores?
De ellos aprendemos un modelo de conducta. La forma en como nos dirigen entrenadores, padres y educadores, nos educa. Nos enseñan cómo tener poder, si a través del autoritarismo o del razonamiento, nos enseñan también cómo alcanzar las metas, si a través de la responsabilidad o esperando que el entorno cambie. Dependiendo de la edad del deportista, el impacto y el poder de influir en él será mayor o menor. Los entrenadores deben tener mucho cuidado. Gran parte de la seguridad y autoestima de los chavales va a depender de su estilo de liderazgo.

En concreto sobre los valores…
Los valores son importantísimos en la vida, nos dan el norte, permiten diferenciar lo que está bien de lo que no. El deporte educa también para la vida a través de la humildad, la constancia, perseverancia, el trabajo, el sacrificio, el compañerismentrevista_patricia_ramirez_psicoo, la generosidad, la cohesión y un largo etcétera. Los entrenadores son los que eligen, en función también de la filosofía del club, qué valores transmitir a sus deportistas.

Y sobre la confianza en nosotros mismos y las personas con las que colaboramos…
La confianza en nosotros mismos se define por lo “capaces” que nos vemos para hacer algo. Esa capacidad no es algo con lo que nacemos, sino en lo que te entrenas. Tú puedes tener un gran talento pero si no confías en él es como no tenerlo. La imagen que tenemos de nosotros mismos viene determinada en gran parte por la información que recibimos de las personas que tenemos alrededor.
Si tenemos un entrenador con la capacidad de trasmitirnos que somos buenos, que nos motiva, nos traslada expectativas basadas en nuestro rendimiento y esfuerzo y que además nos dice que el éxito es la consecuencia de la implicación y de nuestro trabajo, lo normal es que tengamos seguridad. Si por el contrario nos encontramos a un entrenador que valora más los errores que los aciertos, que te machaca, que te hace comentarios humillantes, terminarás por sentirte como una basura y a dudar de ti y de tus capacidades.

En tu libro hablas de adaptar el estilo de liderazgo al/la aprendiz. ¿Puedes explicar a nuestros lectores este concepto?
Esta idea se basa en que todas las personas somos distintas, ni mejores ni peores, solo diferentes. Tenemos experiencias, una educación, unos valores incluso una cultura distintos a los demás miembros del grupo. Por lo tanto, no todos respondemos igual ante un mismo estilo de liderazgo. Hay personas que se retan y superan cuando las picas, y otras que necesitan que las trates con más dulzura.
Por ello, es importante conocer bien a los miembros del grupo, de dónde vienen, cómo se motivan, qué les desconcentra, qué comentarios les afecta de forma positiva y negativa, para así adaptar tu estilo de liderazgo. Es una tarea compleja, pero si quiereentrevista_patricia_ramirezs ser un buen gestor de personas, tienes que salir de tu zona confortable, que es el estilo que siempre aplicas con todos, y buscar la manera de sacar la mejor versión de cada uno.

¿Qué papel tenemos los psicólogos y psicólogas en esto?
Un papel importante. ¿En qué medida interviene la mente en el éxito? No solo en el deporte, sino en cualquier faceta de la vida. Y no me refiero al éxito solo en términos de ganar, sino en términos de valentía, de salir de la zona confortable, de ser capaz de luchar por tus objetivos, de sobreponerte a un estado anímico y a una mala competición.
La mente interviene cada segundo de nuestras vidas en todo lo que hacemos, pensamos y sentimos. Así que no trabajarla es ningunear un porcentaje altísimo de lo que interviene en el éxito. Y se la ningunea por falta de información e ignorancia.
Muchos entrenadores piensan que solo nos dedicamos a motivar. No saben que existe una disciplina que es la neuropsicología deportiva, que se encarga de potenciar funciones mentales tan importantes como la concentración, la memoria, la atención, la rapidez perceptiva, la toma de decisiones, todas vitales para el rendimiento óptimo de un deportista.

Gracias Patrícia Ramírez. Y a los lectores, podéis encontrar la entrevista completa en ACTUALPSICO.