A veces ocurre. Empiezas un partido o una competición bien, pero a medida que avanza vas cometiendo errores y te vienes abajo. Es totalmente normal y a todos nos puede pasar. Para evitarlo, hoy te quiero enseñar algo que te puede venir muy bien usar: la técnica del cambio de pensamiento para el deporte.  

Y es que en muchas ocasiones, nuestro pensamiento, lejos de ayudar, nos entorpece en conseguir nuestras metas y entramos en un bucle de ofuscación. No nos damos cuenta que somos nosotros mismos que nos estamos desanimando, juzgando despiadadamente o metiéndonos miedo y tensión añadidas.

Por ello es importante pararte a analizar qué sueles pensar durante una competición y prepararte otras frases alternativas que puedas decirte en estas mismas situaciones y que te va a ayudar a mantener tu autoestima y motivación. De esta manera, irás mucho más relajado y en una condición óptima.

 

¿Cuáles son las ventajas del cambio de pensamiento para el deporte?

Cuando estás en una competición, la presión y los nervios pueden jugarte malas pasadas. En esos momentos, mantener la confianza en ti mismo es fundamental, pero si los pensamientos negativos te invaden será imposible.

La técnica del cambio de pensamiento para el deporte te va a servir para controlar tu parte crítica y mantener la seguridad  y confianza en ti mismo.

De esta manera, podrás jugar más relajado, conseguirás tus objetivos y lo más importante, disfrutarás haciéndolo.

 

Cómo utilizar la técnica del cambio de pensamiento para el deporte

Se trata de un ejercicio sencillo. Comienza haciendo tres columnas:

La primera columna utilízala para escribir la situación o hechos que desencadenan un “pensamiento negativo”. Algunos pensamientos negativos pueden ser: un juicio desvalorizador, una crítica no constructiva, un insulto, una creencia fatalista, una generalización injusta, etc. Estos pensamientos que vienen de tu Padre Crítico interno Negativo y que no hacen mucho más que bajar la autoestima, y cohibir al Niño Natural.  Puedes leer más en este artículo, si no estás muy familiarizado con el lenguaje del Análisis transaccional, verás que es muy sencillo.

 

En la segunda columna, escribe el pensamiento negativo en sí.

Y en la tercera columna, escribe el pensamiento alternativo que podrías haber pensado en aquella misma situación, al que le diremos “pensamiento positivo”.

Por pensamiento positivo nos referimos a un pensamiento que sea real, creíble, útil  y amoroso. No nos valen mentiras y exageraciones del tipos “tú eres el mejor” (porque tu Niño no se lo cree) o “esto no tiene importancia” (porque para tu Niño Natural si la tiene).

Te propongo que el pensamiento que reescribas tenga una parte de descripción objetiva (que vendrá del Adulto), una parte de instrucción técnica (que vendrá del Padre Crítico Positivo) y una parte de ánimo y confianza (vendrá del Padre Nutricio Positivo).

técnica de cambio de pensamiento deporte

 

Aquí te dejo un ejemplo para que entiendas esta técnica mucho mejor:

 

Primera columna: situación.

“Un compañero no me pasa la bola”

 

Segunda columna: pensamiento negativo

“No confía en mí”

 

Tercera columna: pensamientos positivos alternativos

“Puede que no confíe en mí, o quizás sí”. (Objetividad/ adulto)

“En todo caso me ayudaría más centrarme en mi propio criterio, también puedo hacerme más visible”. (Instrucción técnica / Padre Crítico Positivo)

“Y yo sí que confío en mí. ¡Manos a la obra!” (Ánimo Padre Nutrício)

 

Su versión rápida, para el momento de competición, será interiorizar: Y yo sí que confío en mí. ¡Manos a la obra!

 

Si preparas tu rutina antinervios para tus competiciones y aplicas esta técnica cuando vayas a jugar, notarás cómo tus metas no tardan en llegar. Será esa combinación de objetividad, instrucción técnica y ánimo, la que te dará resultados de verdad. Pruebalo y me cuentas 🙂

 

También puedes aplicarlo con otras situaciones y pensamientos. Si quieres coméntalos o pregunta cualquier duda. ¡Que vaya muy bien!