Si has llegado hasta aquí es porque tal vez sientas que empiezas a estar quemado/a como deportista. Muchas veces hablamos de que un deportista se ha “quemado”, refiriéndose a que ha dejado de rendir como solía hacer, que por más que entrene ya no mejora, que su estado de ánimo se agria o se deprime o incluso ha acabado dejando el deporte.

Si te sientes así, es probable que el Síndrome de Sobreentrenamiento o Burn-out te esté afectando.

Hoy quiero hablarte sobre este síndrome, sus causas y sus síntomas para que puedas descubrir si es lo que te está pasando a ti.

Síndrome de Sobreentrenamiento o Burn-out deportivo

El Síndrome de Sobreentrenamiento o Burn-out se trata de un trastorno por estrés y aparece cuando un/a deportista está sometido a un grado de estrés físico, mental y emocional que supera sus capacidades de adaptación. Por supuesto, es una de las principales causas de abandono del deporte, además de causar malestar físico y emocional.

Y tú, ¿tienes puntos de padecer burnout?

Son varios los factores que contribuyen a la aparición del burnout deportivo. A continuación te cuento los más importantes. Dales un vistazo y me dices si te suenan 😉   

  • ¿Entrenas más allá de tu capacidad de recuperación? El principal causante del burnout es una carga de entrenamiento por encima de lo que tu cuerpo puede asimilar, junto con una mala planificación del descanso. Es importantísima la comunicación con tu entrenador para ajustar las cargas. Y también es importante que te tomes muy en serio la recuperación y el descanso.
  • ¿Estás sometido/a a un alto nivel de presión o estrés por el deporte? El agotamiento no proviene únicamente del desgaste físico, sino que también  interviene el estrés emocional proveniente un exceso de competición y de la presión por los resultados.
  • ¿Tienes otras circunstancias personales que te estresan, te duelen o te preocupan? Claro, un deportista también tiene su vida como cualquier persona, y las situaciones estresantes ajenas al deporte, como dificultades laborales, económicas y familiares también suman tensión añadida y por lo tanto favorecen la aparición de este trastorno.
  • ¿Eres una persona especialmente responsable o autoexigente? Los deportistas perfeccionistas y centrados en el resultado tienen más puntos para desarrollar el burn-out, porque cuando ven que su rendimiento ha bajado, se autoexigen para entrenar más fuerte. No obstante, si haces esto lo único que consigues es agotarte cada vez más, aumentar tu ansiedad y ponerte en una situación de riesgo de lesión muscular. Es importantísimo escuchar a tu cuerpo.

 

Si estás agotado puede que te sientas así

Escúchate y dime si ya estás notando alguno de estos síntomas:

  • Puedes sentirte apático/a y desmotivado/a (perdiendo el interés por tu deporte o desvalorizándolo), o bien sentirte irritable. Tu estado de ánimo se vuelve inestable y puedes llegar a reaccionar de manera desproporcionada a situaciones de estrés. Además, puedes encontrar dificultades de concentración y autoconfianza.
  • Tienes fatiga mental y física prolongada que no te permite recuperarte entre un entrenamiento y otro, y con ello disminuye tu rendimiento deportivo. En este punto, aumenta el riesgo de lesión y de abandono del deporte por agotamiento emocional.
  • Sientes como que el deporte ya no te apasiona como antes lo hacía, incluso empiezas a generar un rechazo, como si le cogieras manía. Tampoco eres capaz de valorar tus logros como antes lo hacías. Y entonces comienzas a cuestionarte si ésto tiene sentido.

Es importante que sepas que los síntomas emocionales del burnout aparecen antes que los síntomas físicos, por lo que es importantísimo detectarlos a tiempo antes de que llegue la bajada del rendimiento, las lesiones y el completo agotamiento emocional.

Si te ves reflejado, no esperes más en tratarlo

Es muy importante detectar los primeros síntomas de agotamiento y tomar medidas para evitar que acabes desarrollando el burn-out. Es decir, sintiéndote sin fuerzas para seguir y abandonando el deporte por la puerta de detrás.

Cómo hemos dicho, el Síndrome de Sobreentrenamiento deportivo es un trastorno por estrés, por lo cual se trata con psicoterapia y descanso. Necesitas recuperar tus niveles de energía física, tu claridad mental, tu estabilidad emocional y  tu autoconfianza. Y para ello, vas a tener que soltar grandes cantidades de tensión. ¡verás qué descanso!

Para evitar terminar quemado como deportista, o recuperarte de ello, es importante que empieces a conectar con tu cuerpo y que gestiones bien el estrés competitivo.

Los indicios de burnout son la señal de que te has desatendido y necesitas reconectar con tu cuerpo y sus necesidades. Ahora toca aprender a cuidarte a nivel emocional, tratarte con cariño y animarte en vez de exigirte. También será positivo aprender a lidiar con la presión externa, pero sobretodo con la que te ejerces tu mismo/a. Encuentra nuevas formas de gestionar la presión competitiva y el estrés de tu día a día.

Puede que no sea una tarea fácil. Más aún si estás acostumbrado/a a exigirte mucho y  ya empiezas a sentir a tus espaldas la sombra del burnout. Pero eres deportista ¿no? entonces estoy segura de que vas a aceptar el reto.

 

Si te paseas por mi blog encontrarás algunas cosas que puedes hacer a nivel preventivo, pero si crees que ya estás desarrollando el burnout no lo dejes pasar y empieza una terapia. Vale la pena. Tanto para quedarte como para salir del deporte, es mejor hacerlo por vía de tu decisión consciente. Y también des del respeto por tu persona, tu cuerpo y tu voluntad. No es necesario que sea el burnout el que te obligue a abandonar.

Ahora que ya sabes cuáles son las causas del burnout deportivo, sus primeros síntomas y qué puedes hacer para poder atenderlo lo antes posible y minimizar sus efectos en tu rendimiento, me gustaría leerte: ¿crees que el burnout te está afectando? ¿Has vivido en algún momento el Síndrome de Sobreentrenamiento deportivo? ¿cómo lo superaste?