Como sabes ayudo a deportistas como tú a disfrutar más del deporte y mejorar su rendimiento. Para conseguirlo es fundamental  que aprendas a reducir al mínimo los nervios que pasas al competir y a enfocarte en lo que es importante en cada momento.

Te cuento que mi objetivo para esta temporada es poder ayudar a más y más deportistas. Para ello, he estado pensando en cuales serian para mí las tres técnicas de psicología deportiva que todos los deportistas deberíamos saber y aplicar y me encantaría compartirlas contigo.

¿Confías en la Psicología deportiva per no sabes por dónde empezar?

Este artículo es para ti si ya estás harto de pasar nervios innecesarios con el deporte y sabes que para ello lo que necesitas ahora es trabajar el factor psicológico. Quizá ya hayas empezado a informarte de lo que la psicología deportiva puede enseñarte, pero lo que quieres es ponerte en marcha lo antes posible, haciendo algo práctico y que te dé resultados.

Pensando en ti, he recogido las tres técnicas que más aplico con los deportistas a los que atiendo en consulta y las que me hubiera gustado que alguien me hubiera enseñado a mí hace unos 15 años cuando me enfrentaba a la competición tan llena de entusiasmo como de inseguridades.

Las tres técnicas psicológicas que pueden ayudarte en el deporte

Partamos de la base de que todos competimos mejor y más a gusto cuando conseguimos mantenernos en un estado emocional agradable (o al menos con los mínimos nervios posibles) y estamos enfocados en lo que es realmente importante en cada momento.

Como Psicóloga Humanista Integradora me gusta trabajar en lo que piensas, en lo que sientes y en lo que haces, y por ello he elegido para ti una  técnica de cambio de pensamiento, una técnica de conciencia corporal-emocional y una técnica de cambio de comportamiento, en este caso una rutina precompetitiva. Creo que estas tres forman el pack mínimo que ya estás tardando en aplicar como deportista. Me alegrará que te animes a probar al menos una de ellas.  

1.      Aprende una técnica de cambio de pensamiento para aprender a dominar tu discurso interno y convertirte en tu mejor animador

Parece mentira que los deportistas pasemos tantas horas preparándonos a nivel físico y dediquemos tan poco tiempo a entrenar nuestro pensamiento ¿No crees?

Estoy convencida que son demasiadas las veces que te vienes a bajo según el trascurso de las circunstancias exteriores, según lo que hacen tus competidores y tus compañeros, o dependiendo de lo bien o mal que crees que realizas tu ejecución des del inicio de la competición.  Pero no sé si eres consciente de lo siguiente. Presta atención: No hay ninguna situación deportiva, ningún fallo y en definitiva, ningún hecho externo a ti que pueda causarte un bajón anímico o de rendimiento en el transcurso de una competición.

Dicho de otra forma, no es que las cosas empiecen a salirte mal y entonces te vienes abajo… No, esto no es una relación directa.  Si te vienes abajo es porque automáticamente has emitido una valoración o juicio que te han llevado a conectar con tu creencia de que no puedes y ahí sí que viene el bajón. Lo que te hace venir abajo no es lo que ha pasado, es lo que tú has pensado sobre ello.

Pero esto, aunque duela de oír, es una buena noticia, porque no puedes ejercer control en todos los elementos que harían que todo te salga como una seda desde el principio, pero sin embargo sí que puedes incidir en tu manera de pensar y la manera en qué te hablas a ti mismo.

Empieza a entrenar tu forma de pensar

Dominar lo que te dices a ti mismo va a ser la clave para no venirte abajo dependiendo del trascurso de la competición, para mantener tu motivación, tu concentración y estabilizar tu estado de ánimo.

También tendrás más bienestar y relajación, te sentirás más seguro y con más capacidad de adaptarte a lo inesperado.

Y claro que esto te llevará a competir mejor y jugarás mejor, pero créeme esto es lo de menos.

¿Cómo puedo entrenar mi forma de pensar mientras compito?

Te animo a trabajar en este cambio de pensamiento. A base de prestarle dedicación, como ya has hecho con tantos otros elementos de tu deporte también puedes entrenarte en detectar cuando estás comenzando a pensar en negativo y a hablarte de manera destructiva y entonces podrás empezar a hacerte preguntas a ti mismo para darle a la situación un giro y comenzar a pensar en positivo y hablarte de forma amable y amorosa (sí lo has leído bien, amorosa, por fuerte que estés necesitas hablarte con amor ; ))

Esto tan simple es la clave para no venirte abajo.  Si quieres que te enseñe como trabajo yo el cambio de discurso interno, puedes informarte sobre el curso “PENSAMIENTO POSITIVO PARA COMPETIR MEJOR” en el que enseño de una forma estructurada como cambiar tu discurso interno para pasar del desánimo a la superación.  

2. Aprende una técnica de consciencia corporal-emocional para hacerte cargo de tu nerviosismo

Sé que estás tratando a toda costa de evitar sentir los nervios y la inseguridad que se te genera a la hora de competir. No quieres notarlos, no quisieras que estuvieran ahí, e incluso te sientes avergonzado/a de sentirte así.

Y ¿qué hacemos para no notar aquellas emociones que nos son desagradables?, pues básicamente dos cosas: o bien bloquear la respiración y generar tensión muscular o bien entrar en una agitación motora.

Estas dos estrategias que te están alejando del estado de soltura y facilidad que favorece tu buena ejecución como deportista, a la vez que te hacen malgastar un montón de energía.

Además, por más que trates de ignorar tus nervios, ya sea bloqueándote o agitándote, la realidad es que siguen ahí, como un gatito asustado esperando a que los atiendas. No van a marcharse, a menos que les prestes atención y aceptes la posibilidad de aprender de ellos.

Y por último, mientras que estas ocupado tratando a toda costa de deshacerte de esta sensación de nervios, no estás siendo consciente de aspectos tan importantes como tu fortaleza, tu ilusión por competir y tu capacidad de tomar buenas decisiones como deportista.

Cultivar tu consciencia corporal te ayudará a manejar los nervios

Tomar la costumbre de hacer ejercicios de consciencia corporal te servirá para que dejes de perder el tiempo y la energía luchando contra estos nervios y pases a centrarte en lo realmente importante en cada momento. 

¿Te imaginas liberar a tu cuerpo de tensiones y simplemente centrarte en hacer lo que ya sabes hacer y lo que puedes llegar a aprender? ¿No crees que actuando más fluido y suelto te sería más fácil compartir la belleza de tu actividad deportiva?  ¿Quisieras sentirte más alegre y ligero en el momento de competir?

¿Quieres saber cómo estar más relajado y suelto en la práctica de tu deporte?

Para prestar atención a tus emociones tienes que atreverte a soltar las tensiones que tú mismo/a has generado y llevar tu atención al cuerpo, que es donde las emociones se manifiestan. Y entonces podrás practicar en solamente observar los nervios y la ansiedad que sientes ante una competición, sin juzgarlas ni tratar de hacer nada con ellos, simplemente llevarlos contigo como si llevaras a este gatito asustado en una cesta. Podrás aprender a ampliar tu foco atencional y darte cuenta de que eres mucho más que ese miedo que en momentos te invade y pasar a conectarte con tu capacidad, con tus ganas y con tu fuerza.  Es por eso que quiero que aprendas a ir al cuerpo.

Esto lo hacemos con instrucciones gravadas en audio o de manera personalizada en las sesiones individuales. Si quieres probar te recomiendo este audio: XXXXXXX.

Además de esta toma de consciencia, en las sesiones de psicología, lo que hacemos es escuchar a esa parte de ti que tiene miedo de exponerse, de equivocarse y que se presta a ser juzgada. Seria como abrir la cestita para ver que le pasa a ese gatito asustado. Y hay que hacerlo en un lugar seguro, en confianza, dónde no te sientas juzgado ni presionado, por ello es muy importante tener una relación de confianza con tu psicóloga/a deportivo/a.

2.      Prepara una rutina precompetitiva para enfocarte en lo que es más importante en cada momento y así olvidarte de los nervios.

No estar concentrado en lo que toca en cada momento te lleva cometer errores innecesarios. Tienes despistes, no llegas a tiempo, has de improvisar soluciones…y esto no hace sino ponerte aún más nervioso…

Además al no tener claro en qué has de centrarte en cada momento actúas de manera dispersa y caes con más facilidad en darle vueltas a la cabeza con aquellos temas que te preocupan, por lo que llegas al momento de competir aun más tenso y desgastado emocionalmente. 

Evita la dispersión y nervios innecesarios con tu rutina precompetitiva

Tener una rutina para tu competición te ayudará a estar con tu atención donde tienes que estar, sentirte más seguro/a y evitar errores y pensamientos que te generan más nerviosismo.

También te ayudará a recordarte de usar las estrategias de psicología deportiva de manera más sistemática

Ponte a la tarea de preparar tu rutina

Necesitas un plan con todos los momentos clave de las horas previas a la competición y de todos los aspectos en que te conviene centrarte. Tal vez tengas que preparar la equipación , hacer algún ejercicio para favorecer el sueño, hablar con tus entrenadores, ¿encontrar aparcamiento?  Tu rutina va a recoger todo aquello que ha de ocupar tu atención y la manera en cómo vas a responder a ello.

También incluirá tus estrategias de psicología deportiva como en qué momento vas a hacer unas respiraciones profundas, te vas a recordar unas frases motivacionales, o una visualización. En un post anterior te expliqué cómo hacer tu rutina precompetitiva, míratelo y prueba, o si prefieres hacerla con mi ayuda tienes el curso: “DISEÑA TU RUTINA PRECOMPETITIVA PERSONALIZADA”.

En este artículo hemos hablado de las tres técnicas de psicología deportiva que desde mi experiencia todo deportista debería saber: Una técnica de control de pensamiento, una de consciencia corporal, y una rutina precompetitiva.

Si practicas estás tres técnicas ya sabrás como dominar tu discurso interno, hacerte cargo de tu nerviosismo y estar atento a lo que toca.  

¡Qué maravilla! ¡Así se compite de otra manera!

Espero que estas técnicas puedan servirte para mantenerte en un estado emocional más agradable cuando compites para competir mejor y más agusto, así todos vamos a poder como brillas ¿A qué estás esperando para ponerte en marcha?

EMPIEZA A TRABAJAR CON ESTAS 3 TECNICAS ¿POR CUAL EMPEZARÁS? ¿Simplemente vas a ir en orden o crees que hay una que es la que más necesitas?  Me gustará leerte en comentarios.