Si últimamente te sientes un poco más ansioso o deprimido, una de las causas (aunque no sea la única) puede ser que  probablemente no te estés tratando muy bien a ti mismo. 

 

La primera persona que tiene que cuidar de ti eres tú, y como persona adulta, es recomendable que empieces a tomar responsabilidad sobre este asunto. 

 

Sé por experiencia que esto puede resultar un poco complicado, especialmente si nunca lo has hecho antes. Si no sabes por dónde empezar en esta tarea, puede ayudarte la aplicación que yo hago de la teoría de los estados del yo de Berne, formulada en forma de metáfora. 

 

En este artículo te cuento con más detalles de qué se trata esta teoría, y hoy vamos a ver cómo puedes empezar a encargarte de tu yo niño y a tomar el mando de tu estado Padre/Madre para empezar el camino de tratarte como necesitas ser tratado. 

 

¿Cómo se siente tu niño o niña interior? 

 

Cuando se habla del estado niño desde el AT nos referimos a nuestras reacciones más instintivas y vitales, a las emociones espontáneas y a nuestra intuición. 

 

Para trabajar con ello, puedes imaginarte que a ese niño que fuiste y ver como viene contigo a donde quiera que vayas. Tus padres reales se ocuparon de cuidarlo mientras eras un niño, pero te dieron el relevo el momento en que fuiste mayor de edad. 

 

Lo ideal sería que este relevo hubiera sido armonioso, pero siendo realistas, no siempre es así.

 

A lo mejor este relevo más que dártelo, te lo impusieron cuando tú aún no estabas preparado para cuidarte, o también puede ser que se lo hayas tenido que arrebatar, porque seguían sobreprotegiéndote. En los dos casos vas a tener déficits que podrás compensar en terapia. 

 

Poniéndonos en el caso ideal, imaginemos que has recibido amor y protección mientras has sido niño, pero has ido ganando en autonomía y ahora el principal responsable de este cuidado eres tú. 

 

Te invito a revisar lo que te ofrecieron tus padres y a poner conciencia sobre lo que te sirvió y lo que no para irte haciendo tu propio “sistema” de autocuidado. 

 

Tener en cuenta al estado Niño trata de tener en cuenta las necesidades vitales de la persona, algunas vitales para la supervivencia física y otras para la supervivencia emocional y psíquica. 

 

Reconocer este estado niño nos invita a despertar al estado padre y ponerlo en marcha a nuestro favor. 

 

Ejercicio práctico para aprender a cuidar de ti

 

Para cuidar de ti, o lo que es lo mismo, a este niño interior como lo necesita, el primer paso es conocerlo bien. 

 

Si le conoces bien, es decir, si te conoces bien, te vas a poder dar lo que necesitas y poco a poco podrás construir tu estado Padre interno para poderte atender debidamente.

 

Siguiendo la nomenclatura del AT, lo que te propongo es desde tu yo Adulto observes tu estado Niño y comiences a hacer sugerencias a tu estado Padre para que tomar las mejores decisiones en cada momento. 

 

Te hago una propuesta práctica que te sirva para entenderlo y aplicarlo, aunque recuerda que si necesitas más ayuda podemos trabajarlo en consulta. 

 

Date un rato para relajarte e imagina, o si lo prefieres dibuja, a la niña o niño que fuiste en la edad en que te venga a la mente. 

 

Observalo como si lo vieras por primera vez, intenta separarte de lo que los demás decían de ti, y en vez de eso, miralo con la mirada de quien eres tú hoy. 

 

Cuando lo tengas, escribe 10 cualidades de este niño o niña y seguidamente 10 consejos para las personas que lo cuidan. 

 

Ahora ya tienes más pistas para tratarte como tú necesitas y cuidar de ti. ¡Me encantará que me cuentes lo que has aprendido! 

 

Un abrazo.