¿Ves a tu hijo triste o decaído? ¿o tal vez esté cada vez más inquieto e irritable?

¿Intuyes que no se siente bien, pero no sabes cómo acceder a él para ayudarle?

Igual que nos pasa a los adultos, los niños también pasan por épocas de sufrimiento emocional. Y además ellos aún no han desarrollado todos sus recursos psíquicos para poder interpretar y gestionar aquellas experiencias que les son estresantes.

Somos sus padres los encargados de acompañarles y darles contención y seguridad.

Pero también los padres y madres a menudo nos vemos desbordados o faltos de recursos y nos viene bien una mirada externa que nos de seguridad y perspectiva.

¿te identificas con alguna de estas afirmaciones?

  • Aunque lo quiero de todo corazón, cada vez me cuesta más comunicarme con él/ella sin enfados ni amenazas
  • Cada vez está más irritable y cerrado en si mismo… ¡No sé hasta dónde vamos a llegar!
  • Veo como sus miedos le limitan ¡y me siento tan impotente!
  • Me preocupa que esté sufriendo y no poder ayudarle.
  • Sufro por que no sea capaz de relacionarse o de labrarse un futuro.
  • Quisiera poder ver la situación desde fuera, sin la presión que siento como madre/padre.
  • Hay momentos en que me siento sin recursos. ¡Ya no sé qué hacer!

Si has asentido con alguna de estas frases, estás en el lugar indicado.

Soy Marta Ocaña y además de psicóloga, soy madre. Mi misión es ayudar a las familias a superar obstáculos en su día a día gracias a un cambio de enfoque.

¿Te digo la verdad?, yo también era mejor mamá antes de ser mamá. Las circunstancias de la vida todos a veces nos superan y nos frustramos buscando un manual de instrucciones para dar a nuestros hijos aquello que verdaderamente necesitan. Como te imaginarás, yo tampoco te voy a dar este manual, pero sí tengo herramientas para ayudaros a entender mejor a vuestro hijo, y también para comunicaros con él de la manera más clara y amorosa posible. Para entre todos ir encontrando cómo podemos apoyarle para que haga frente a sus retos y siga avanzando en su vida.

Cada niño/a o adolescente es precioso y perfecto tal y como es. Potencia sus cualidades y fortalezas con las sesiones de psicología infantil y familiar.

Descubre una nueva manera de ver los conflictos de tus pequeños

La combinación de psicoterapia infantil y familiar es perfecta porque permite solucionar los problemas y conflictos desde un enfoque global:

Para los niños y niñas

Aumento de la comunicación y expresión

Mejora de la autoestima 

Disminución de los miedos 

Para los padres y madres

Mejora de la comprensión 

Mayor comprensión de las necesidades

Consciencia de las proyecciones

¿Qué haremos en las sesiones de psicoterapia infantil y familiar?

En las sesiones de psicoterapia infantil creamos un entorno seguro dónde el niño puede expresarse libremente, 

para que puedan aflorar los conflictos que le están estresando a nivel consciente o inconsciente, y para que las emociones puedan ser expresadas por el niño y validadas por los adultos, tomando estos las medidas necesarias para apoyar al niño en su desarrollo, dándole seguridad y contención.

Los padres participan en el proceso de terapia, partiendo de la idea de no etiquetar al niño como «el problema» y entendiendo que toda la familia está implicada en lo que el niño manifiesta. 

De esta manera, te invitaré a ver a tu hijo desde una perspectiva más amplia y a probar alternativas que puedan ser más beneficiosas para su desarrollo. 

El foco no va a estar puesto en etiquetar, ni en fomentar culpabilidades, vamos a centrarnos en observar desde un lugar de no juicio y en buscar soluciones para promover el bienestar de este niño al que tanto quieres.

¿Cómo funciona una sesión de psicoterapia con niños?

Las actividades que hacemos están basadas en el juego creativo y la expresión plástica (crean representaciones teatrales, cuentos, dibujos, figuras de plastilina…) y todo aquello que necesiten para reflejar su mundo interior y sus necesidades. 

También hay un lugar para la conversación.

Los padres, al estar presentes en las sesiones, adquieren mayor conciencia y comprensión de sus hijos y llegan a conclusiones sobre los pasos a dar para resolver las situaciones que les están inquietando.

Creo firmemente en la capacidad de cada niño para evolucionar, prosperar y brillar con toda su belleza. Nuestra responsabilidad como padres es velar por su bienestar y acompañarlo en este crecimiento.

¿Se te ha pasado por la mente que vuestro problema es imposible de solucionar?

Me gustaría que borres por completo esa idea de tu mente. Estas son algunas de las dificultades con que me encuentro frecuentemente en consulta de psicoterapia infantil y que otras familias ya han resuelto con éxito:

Estados de ansiedad y estrés

Depresión, apatía

Excesivo autocontrol y perfeccionismo

Dificultades en la gestión de las emociones

Dificultades en las relaciones sociales

Timidez o retraimiento

Falta de autoestima y confianza en uno mismo

Duelos y crisis vitales, por pérdida de un familiar o separación de los padres

Adaptación al nacimiento de un hermano, celos, relación entre los hermanos

Trastornos físicos con base emocional

Afrontamiento de nuevos retos personales, deportivos o formativos 

Dificultades de aprendizaje

Gestión de sus capacidades y talentos

Gestión de la Sensibilidad y emociones

Imposible, significa solo que no has encontrado la solución. Y la solución a tu conflicto puede estar escondida en las sesiones de psicoterapia infantil y familiar. 

Deja de perder tu energía y enfócate en lo que de verdad os va a ayudar. 

Reserva aquí tu primera sesión informativa